OBLIGACION DEL REGISTRO DOCUMENTAL DE LA JORNADA DE TRABAJO

 

La Ley exige a las empresas la tenencia o formalización de un registro documental de las jornadas de los trabajadores con contrato a tiempo parcial y ahora también de los trabajadores que están a jornada completa. El no cumplimiento de este control implica una infracción laboral que puede derivar en sanciones por parte de la Inspección de Trabajo.

 

 

Es importante que las empresas conozcan la obligación que tienen de llevar un registro del horario de todos los empleados tanto con contrato a tiempo parcial como con contrato a tiempo completo e implantar sistemas de control para elaborar y gestionar el registro de la jornada laboral.

 

El Real Decreto Ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores incluye en el Estatuto de los Trabajadores una disposición que contempla el registro diario de la jornada de los trabajadores y la obligación del empresario de llevar el cómputo de las horas de sus trabajadores a tiempo parcial.

 

El Plan de Control 2016 de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social ha endurecido los controles y está incrementando la revisión de aquellos aspectos que tengan que ver con la actividad de la empresa, sus empleados y el horario de funcionamiento, con especial atención a los registros de jornada y cuadrantes de trabajo de trabajadores a tiempo parcial.

 

Como novedad en estas actuaciones figura la vigilancia también del registro de jornadas a tiempo completo que hasta el momento no eran obligatorias. Con ello, la Inspección de Trabajo pretende evitar el fraude en la realización de horas extraordinarias y procurar su correcta vigilancia, retribución y cotización.

 

Condiciones y cumplimiento del registro

 

Si bien ya en el contrato del empleado a tiempo parcial debe indicarse la distribución de la jornada laboral, el empresario debe cumplir por ley dos obligaciones adicionales a esta indicación y al registro diario del horario:

 

  1. Realización del cómputo total por mes de horas ordinarias y extraordinarias y entrega de copia del resumen al trabajador junto a su nómina.
  2. Conservación de los registros de jornada durante un periodo mínimo de cuatro años.

 

El incumplimiento de estas cuestiones formales o documentales está sancionado con una multa de entre 60 y 625 euros por una infracción considerada leve contemplada en el Art.6.6 de la Ley de Infracciones del Orden Social (LISOS).

El incumplimiento en materia de jornada y conforme al Art.7 nº5 de esta Ley está sancionado con una multa que podría ser de 626 euros y en su grado máximo de 6.250 euros.

 

Resulta fundamental para el empresario el registro de horarios de la jornada por lo que debe disponer de una plantilla o modelo para gestionar su control y hacer una posterior entrega al trabajador.

 

Aunque no existe un modelo oficial el documento debe contener la siguiente información:

 

  • Identidad de la empresa
  • Identificación del trabajador
  • Detalle de las horas laborales, ordinarias y complementarias, realizadas y desglosadas por día efectivo de trabajo
  • Firma del representante legal de la empresa
  • Recibí del trabajador